Ayer fue un día grande para la cultura en Cox y toda la Vega Baja.  Las calles se llenaron de música, en un ambiente festivo donde la propia música fue la auténtica protagonista.

¿El motivo? La presentación del inminente comienzo del XXIII Febrero Musical, un ciclo de reconocido prestigio en toda la comarca y alrededores. Por ello, la organización del Febrero Musical (compuesto por la Sociedad Musical “La Armónica” y el Ayuntamiento del municipio ) decidió anunciar literalmente a bombo y platillo tan especial acontecimiento, invitando a los músicos de la banda “La Armónica”, a recorrer las principales calles y plazas del pueblo. Un evento al que se sumaron también desinteresadamente los alumnos de Jardín Musical de la Escuela Antonio Quirante, con su profesora, Estefanía Amorós, a la cabeza.

Así pues, a las 10:30 de la mañana iniciaba la banda  este especial pasacalles de su sede social, acompañada de padres de alumnos y amantes de la música, hacia las distintas plazas de Cox. Concretamente hicieron parada en la plaza de S. Isidro, la Iglesia y la Glorieta. En cada una de estas ubicaciones, las distintas cuerdas de la banda interpretaron una selección de piezas musicales, adaptadas a la familia de instrumentos.

De este modo, los allí presentes pudieron ver y escuchar de cerca a la completa familia de saxofones, a una gran cuerda de trompas o clarinetes, e incluso a una importante representación de los metales de “La Armónica” de Cox. Todo ello en un completo recorrido que terminó en la puerta del ayuntamiento, con el despliegue de la pancarta que mostraba el programa íntegro del XXIII Febrero Musical, mientras los niños de Jardín Musical actuaban bajo la batuta de su profe. El broche final lo puso el grupo de percusión, con su gran despliegue de instrumental y saber hacer.